23CNF: La nueva edición de la guía del Foro de Atención Farmacéutica va más allá de la farmacia

El Foro de Atención Farmacéutica en Farmacia Comunitaria busca consensuar hacia dónde tiene que ir la parte asistencial de la farmacia. Se insta en el Congreso Nacional Farmacéutico a seguir procedimientos en la prestación de servicios. Se revaloriza la farmacia asistencial.

Actualizado a 16 febrero, 2024. IM FARMACIAS

El Foro de Atención Farmacéutica en Farmacia Comunitaria presentó, este jueves en el 23 Congreso Nacional Farmacéutico, las novedades de la 3ª edición de la Guía Práctica para la prestación de Servicios Profesionales Farmacéuticos Asistenciales desde la Farmacia Comunitaria. Además, expuso la experiencia real en su actividad diaria de tres de las ganadoras de los PREMIOS FORO AF FC de ediciones anteriores.

Fernando Martínez Martínezdoctor en Farmacia, colaborador Extraordinario del Departamento de Farmacia y Tecnología Farmacéutica de la Universidad de Granada, Director de la Cátedra MJFD y responsable del Grupo en Investigación de Atención Farmacéutica de la Universidad de Granada, explicó que estaban presentes representantes de todas las instituciones que componen el Foro. Allí estaban María Álvarez de Sotomayor Pazsecretaria de la Conferencia Nacional de DecanosVicente J. Baixaulipresidente de SEFACCristina Tiemblotesorera del Consejo General de Colegios Farmacéuticos, y Ana Mª Dagopresidenta de la Fundación Pharmaceutical Care.

Enrique Ordierespresidente de Laboratorios Cinfa, enfatizó en el trabajo que hay detrás del proyecto, «la profesión«. Es consensuar hacia dónde tiene que ir la parte asistencial de la farmacia. Éste es un grupo «que evoluciona«, con la intención de ofrecer servicios en la Farmacia Comunitaria que cambian y que justifican la nueva guía práctica, que «no es para tenerla en el cajón de la botica«.

Martínez Martínez contó que, cuando en la Universidad enseñan esta práctica, muchos alumnos quieren ejercer la profesión en el ámbito de la farmacia comunitaria. Por eso, pidió que se entienda el valor de esta guía. Se ha tratado de mantener la imagen, el mismo formato, destacando que es una nueva edición, la de 2024. Deja claro que los servicios van más allá de la farmacia. Va, por ejemplo, a los centros sociosanitarios. Se incorpora el listado de autores y hay un capítulo de agradecimientos. El objetivo es que el documento sea ágil, claro, aplicable y que motive a los que no se han planteado aún el poner en marcha una cartera de servicios. Por eso, se ha hecho una actualización de los servicios y su clasificación. Los servicios profesionales se encuentran en constante evolución. «No se cansen de seguir procedimientos en la prestación de servicios«, pidió. Hay actualizaciones generales. Las sociedades científicas aportan valor en el día a día y se van reajustando los servicios a las nuevas necesidades y a las prácticas clínicas. Por eso, hay una definición de los servicios y las competencias de los farmacéuticos para desarrollarlos. Se incluyen indicadores de procesos y actualización de la bibliografía. Se ha aclarado qué se entiende por niveles asistenciales. Hay que identificar discrepancias.

Se han incluido cuatro servicios nuevos: reacondicionamiento de los medicamentos utilizando SPD, vacunación, medida de parámetros clínicos y la realización de cribados. Hay tres revisiones de la medicación. Han protocolizado el servicio de vacunación, porque «tarde o temprano» se hará. Se mantiene en todos los servicios el término de competencia profesional.

Una de las barreras, según Martínez Martínez, es que no se sabe mostrar las bondades de los servicios y eso hace que sea muchas veces difícil captar pacientes. Otra barrera importante es la comunicación con el médico. Briones señaló que a ellos la comunicación con el médico les resulta fácil. Siempre intentan hablar telefónicamente, dejan registro e intentar evitar hacerlo a través del paciente, porque crea distorsión. Recordó que a veces el paciente se pone nervioso en la consulta del médico. Cuando ellos empezaron con los SPD, al principio les costó captar pacientes, pero «cuando explicas a la familia el servicio, suele acceder«. Hay que destacarles que no es un pastillero, sino que se analiza para qué se toma y conlleva un seguimiento farmacoterapéutico. Rodríguez Arcas opinó que actualmente se ha mejorado mucho en atención farmacéutica, y que ahora hay mayor conciencia de que hay que aportar esos servicios. Tiene muchos pacientes que son fieles, porque cada vez que les cambian la prescripción van a ellos a consultarles. Hay que crear la necesidad en los pacientes. Es una labor que han de llevar a cabo los farmacéuticos. Lo que distingue es cómo se realice esa atención farmacéutica. Garitano hizo hincapié en que hay que empoderar al paciente, porque es el dueño de su salud, pero que, cuando se utilice al paciente para comunicarse con el médico o la enfermera, hay que hacerlo por escrito.